Buenas Noticias

Desde hace más de 2000 años el ser humano ha tenido muy buenas noticias. Solo que éstas se pueden opacar con diferentes situaciones o circunstancias. Algunas de ellas pueden ser las diferentes religiones. Por querer encontrar a Dios el mismo hombre ha presentado muchas “opciones”. Sin embargo en la Biblia podemos encontrar extraordinarias noticias, este precioso libro está lleno de muchas de ellas. Una se encuentra en Lucas 2:10-11 (RVR 1960): “Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor”.

¡Wow! No hay mejor noticia que podamos tener que ésta. Que por gracia (favor inmerecido) el Salvador, el único medio entre Dios y el hombre, el que puede redimir al ser humano de sus pecados, haya sido el cordero perfecto para ir a la cruz y hacerse maldición por cada uno de nosotros. El precio fue muy grande, fue tan caro, que no escatimo en dar hasta la última gota de su bendita sangre; entonces cómo dejar a un lado tan grandes noticias.

Los pasados días de Semana Santa vi cómo se lleva a cabo esta celebración alrededor del mundo, solo que el Señor no se quedó en una cruz sufriendo; su muerte fue la peor que se le pueda dar a alguien. Cada año, su tumba es visitada por miles de personas y todos han comprobado que no hay nadie en esa tumba; una tumba vacía desde que Él dijo que resucitaría al tercer día después de muerto. Marcos 16:6 (NVI) dice: “No se asusten —les dijo—. Ustedes buscan a Jesús el nazareno, el que fue crucificado. ¡Ha resucitado! No está aquí. Miren el lugar donde lo pusieron”. Y si, Él viene por segunda vez, su sacrificio en la cruz del calvario fue una sola vez y para siempre. Solo que Él vendrá de una manera diferente. Lucas 21:27 (RVR 1960) Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en una nube con poder y gran gloria”.

 Tenemos al alcance una salvación grande y tan única. Apropiarse de una muy buena noticia es hacerla tuya, tomarla de una forma individual, trabajar en ella. Esto es a través de la Biblia, caminar en los estatutos y decretos que ya están establecidos por Dios, para ti y para mí, hasta que se haga parte de ti. No hay necesidad de que alguien te cuente si el Salvador era alto, bajo de estatura, rubio, moreno etc. Creo que eso no es lo más importante, ya que el Señor sabía que en eso tú y yo no nos podíamos regir. Hace algunos años un salmista que admiro mucho dijo: “lo importante es que nació y quiere habitar en tu corazón”. Por más que algunos traten de negar la existencia de Cristo (que por cierto desde hace muchos años ha pasado), Dios quiere hacerse presente en el ser humano hoy y siempre. Dios sabe la necesidad tan grande que tenemos de Él y está dispuesto a que caminemos juntos, caminar con Él es la única forma de ver que esas buena noticias pueden hacerse realidad en cada uno.

Por: Rossi Sotelo “Marcando la diferencia”.
Para: Buena Nueva

Tal vez pueda gustarte

1